lunes 16 de septiembre de 2019 - Edición Nº621
Gaceta Fueguina » Nacionales » 10 sep 2019

Economía

Sturzenegger reconoció que la crisis económica se originó con el cambio de metas del fatídico 28D

Federico Stuzenegger expuso el viernes último en Washington su visión de la actual situación económica y le apuntó a Marcos Peña como responsable por la decisión de obligarlo a bajar las tasas de interés, lo que en su opinión fue el puntapié inicial de la debacle económica el 28 de diciembre de 2017.


Federico Stuzenegger expuso el viernes último en Washington su visión de la actual situación económica y le apuntó a Marcos Peña como responsable por la decisión de obligarlo a bajar las tasas de interés, lo que en su opinión fue el puntapié inicial de la debacle económica el 28 de diciembre de 2017. Lo hizo mediante un paper titulado "La Macro de Macri: el sinuoso camino hacia la estabilidad y el desarrollo" que presentó en un Congreso del think tank Brookings.

De acuerdo al ex banquero central, "Si bien la herencia macroeconómica recibida por el gobierno no era la ideal, es difícil culparla por los resultados". De esta forma, dejó en claro que él discrepa con el discurso oficial de culpar a "la pesada herencia", aunque reconoció que la macroeconomía que recibió Macri era "peor que la esperada". Y le apuntó a la decisión de Marcos Peña de apurar una baja de tasas de interés para darle aire a la actividad económica y así aumentar la recaudación, como proponía su número dos, Mario Quintana. Ellos dos, en aquel momento, concentraban las decisiones del equipo económico

Para Sturzenegger, "el desenlace del programa económico, que comenzó con el cambio de las metas de inflación al final de 2017, llevó a una serie de crisis sucesivas que se prolongaron hasta las elecciones casi dos años más tarde".

Aquel 28 de diciembre, Peña sentó a Sturzenegger en la Casa Rosada, junto con los entonces ministros de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne y Luis Caputo, mostrando que la pregonada independencia del Banco Central no era tal. El anuncio contradecía cabalmente el leit motiv del presidente del BCRA durante los dos años previos: "Metas que se cambian no son metas". Con el cambio de la meta, que venía a descomprimir la inconsistencia entre una política monetaria muy agresiva y una política fiscal excesivamente laxa, Peña y Mario Quintana inclinaron la balanza en favor de más gradualismo fiscal.

"Recién luego del triunfo en las elecciones de medio término, el gobierno hizo sus primeros movimientos para mejorar la situación fiscal", señaló Sturzenegger por lo que concluyó que "el gobierno mostró una significativa procrastinación en el frente fiscal, incluso a lo largo de 2018" y solo en 2019 bajo la tutela del FMI se encaró un ajuste fiscal "sustancial".

 

Por eso, LPO les preguntó a los funcionarios qué mensaje creían que les estaban enviando a los mercados internacionales ya que la lectura lineal de la medida era, en materia política, que el Banco Central no era independiente; y, en materia económica, que el gobierno de Macri no iba a hacer el ajuste necesario para avanzar de forma coherente con una baja de la inflación -aunque iba a dejar de financiarse con emisión monetaria.

La incomodidad de Sturzenegger fue evidente con el avance sobre la institucionalidad que él defendía. Y en el paper expuso que pese a que muchos creían que era excesivamente "agresiva" la política antiinflacionaria, la remoción del ancla de expectativas, obligó al Banco Central a luego intentar contener la inflación mediante la cotización del dólar, aunque sin éxito.

Contrario a la interpretación de Peña, la respuesta de los mercados no tardó en llegar: los fondos de inversión que tenían sus dólares en carry trade (en general en plazos mayores a tres meses) comenzaron a retirar divisas del país con cada vencimiento de Lebacs, aceleraron la salida cuando se ratificó el impuesto a la renta financiera para los extranjeros y a la Argentina cuatro meses después se le había cortado el crédito.

"El cambio de las metas fue anunciado el 28 de diciembre de 2017 en un giro relativamente bizarro porque en esa fecha se celebra el día de los inocentes. Para comunicar el cambio el gobierno montó una conferencia de prensa en la que anunció que quería más inflación. El presidente e había decidido que echaría al gobernador (del BCRA) si era necesario para seguir adelante", dijo Sturzenegger.

Para el ex banquero central el cambio en las expectativas a raíz de esa conferencia fue el desencadenante de la deblacle: la sequía, el impuesto a la renta financiera, el empeoramiento de las condiciones externas y "una falta de claridad con respecto a la política cambiaria" fueron todos factores que luego favorecieron la espiralización de la crisis.

Por último, el ex BCRA evaluó el desembarco de las recetas del FMI en la Argentina: para él, la respuesta frente al diagnóstico de un "sudden stop" a la Guillermo Calvo no fue acertada. "Un tipo de cambio flotante y bajas tasas de interés proveen la mejor receta para lidiar con esto. La posibilidad de implementar medidas fiscales y monetarias de carácter contracíclico mejoran la actividad económica", recomendó para estos casos. Sin embargo, esta no fue la estrategia del equipo económico bajo la dirección de Peña y Quintana.

  Y tampoco lo fue luego de que entrara en escena Christine Lagarde: "Se esperaba que el primer programa contribuyera a una respuesta mejor: evitar una política fiscal procíclica (es decir, mayor reducción del déficit) y recuperar credibilidad para dejar que el tipo de cambio hiciera su trabajo sin tener que apoyarse tanto en la tasa de interés. Sin embargo, el programa del Fondo no logró cambiar las expectativas", concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS