En las últimas estadísticas, oficiales o privadas, el consumo de Alimentos y Bebidas se estableció en una caída de dos dígitos altos, anticipando que el gasto general de las familias en supermercados volverá a caer en junio,  arriba de los 10 puntos.

Ante este contexto, hay búsquedas desesperadas de los comercios para intentar revertir o frenar el derrumbe en las ventas.