martes 26 de mayo de 2020 - Edición Nº874
Gaceta Fueguina » Nacionales » 19 may 2020

Turismo

El turismo después de la pandemia: nuevos protocolos y en qué consiste el sistema de "burbujas"

A días de que Jujuy reactive el turismo interno, el resto de la industria se plantea cómo adaptarse.


Con algunos países europeos intentando emerger lentamente de las medidas de aislamiento obligatorio, ya han comenzado a diseñarse modelos provisorios para reencender el negocio del turismo. 

 

Uno de ellos es el sistema de "burbujas", mediante el cual países que tienen tasas de infección muy bajas acuerdan para que sus ciudadanos puedan viajar entre ellos. 

En nuestro país, Jujuy ya dio el primer paso y, a partir de este viernes, autorizará el turismo interno. A través del programa Jujuy para los Jujeños, los habitantes de la provincia podrán desplazarse de de lunes a sábados de acuerdo al número de terminación del DNI o con un voucher de excepción. La gastronomía, los hoteles y demás servicios turísticos deberán atenerse a determinados protocolos. 

Días atrás, mientras tanto, la ministra de Turismo, Cultura y Deportes de Río Negro, Martha Vélez, expresó que están "muy adelantadas" las acciones para la creación de protocolos de seguridad e higiene para la industria turística de esa provincia. 

 El ministerio de Turismo y Deportes de la Nación ya ha llevado adelante reuniones virtuales con los ministros de Turismo del G20,  la Organización Mundial del Turismo (OMT), autoridades de América Latina y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) buscando delinear posibles salidas a la crisis. 

"Si hay algo que estamos aprendiendo en este proceso es que nadie se salva solo", le remarca a BigBang Yanina Martínez, Secretaria de Promoción Turística del Ministerio.

"El eje de las conversaciones estuvo en trabajar en los nuevos protocolos, recomendaciones sanitarias y pautas de atención para fortalecer la cadena de valor en línea con las nuevas demandas globales una vez superada la pandemia". 

En ese sentido, la funcionaria remarca que "el turismo es una actividad resiliente que se levanta rápidamente de las crisis" y que "Argentina se encuentra en una posición favorable en términos sanitarios en relación a muchos países del mundo". 

"La respuesta temprana del gobierno nacional ha logrado aplanar la curva de contagios y posicionar al país en mejores condiciones para una futura salida del aislamiento social preventivo y obligatorio, y a la apertura de fronteras. Los destinos turísticos entienden que la responsabilidad y los compromisos asumidos van a ser un diferencial a la hora de darle confianza a los turistas para que los visiten", agrega. 

Las ventajas argentinas

Para Martínez, la geografía nacional aporta un plus ya que "el país tiene una gran variedad de destinos naturales, muy buscados por los turistas nacionales e internacionales, con grandes espacios de donde se podrá realizar muchas actividades sin generar conglomeraciones, aprovechando un mayor esparcimiento". 

"El protagonista más que nunca será el turismo de naturaleza, de espacios abiertos. El turismo masivo por un buen tiempo deberá despedirse", concuerda Carlos Carrascal, head de Innovación de la consultora de turismo y viajes Turtech 

Carrascal también sugiere que la solución de las "burbujas" podría implementarse en nuestro país con "corredores para moverse en diferentes provincias" según tasa de contagios, aunque en un escenario en el cual "se estará constantemente midiendo la situación, activando y desactivando zonas, porque aún no sabemos qué pasará en el invierno". 

"Todos los protocolos que se vayan plasmando tienen que ser dinámicos y contemplar fases según la respuesta que tenga cada actividad", agrega remarcando que en este punto "la digitalización tendrá un rol protagónico porque permitirá mantener la comunicación entre el Estado y el resto de los actores".

Sin embargo, para Carrascal aún hay varios interrogantes a resolver, empezando por el acceso a medios de transporte. "Estarán limitados y habrá que discutir si serán de libre acceso o habrá una cantidad limitada de pasajes por persona. Si los vuelos se reducen, ¿quienes tendrán acceso? ¿Será una cuestión monetaria?", se pregunta. 

Esperando y trabajando

A pesar de la inactividad, hoteles y aerolíneas ya comienzan a pensar en cómo cambiarán sus maneras de operar y a poner en juego acciones para adaptarse. 

Así, por ejemplo, el grupo hotelero internacional NH, propietario de 15 establecimientos en nuestro país, concertó una alianza con la compañía de inspección, verificación, análisis y certificación SGS para definir sus protocolos sanitarios.  

Los nuevos procesos incluyen la revisión y adaptación de todos los protocolos de higiene y desinfección de las instalaciones, formación específica a empleados, y control y seguimiento de las medidas. Ya comenzaron a funcionar en el NH Collection Barbizon Palace de Ámsterdam (Holanda) y el NH Nacional de Madrid (España). 

Además de extremar la higiene y desinfección de los hoteles, se implementará un rediseño de la experiencia de cliente que impactará en todos los procesos operativos tradicionales, como la gestión del check-in, los protocolos de atención o el concepto buffet, entre otros. En esos cambios jugará un papel fundamental la digitalización de los servicios.

Asimismo, se implementarán controles preventivos de evaluación médica para todos los empleados y colaboradores, que se realizarán diariamente a su llegada al hotel.

 

La aerolínea LATAM, por su parte, ya tuvo oportunidad de testear posibles protocolos permanentes en los vuelos especiales a través de los cuales logró repatriar a más de 14.940 argentinos que habían quedado varados en el exterior desde el comienzo de la pandemia, y en la operación mínima que mantienen en Chile y Brasil. 

Según le describen fuentes de la compañía a BigBang, tanto en los vuelos regulares como en los de repatriación se implementa el uso obligatorio de mascarillas tanto para pasajeros como tripulaciones de mando y de cabina. Las tripulaciones y los equipos en áreas operacionales disponen de elementos de protección personal como máscaras, guantes y gel de alcohol. 

Mientras tanto, durante el check-in se adoptan posiciones de servicio intercaladas, reforzando la distancia social de 1,5 metros entre cada cliente. El área de atención al pasajero es higienizada y desinfectada con asiduidad. 

  Paralelamente, se alienta el uso de las terminales de autoservicio y el anticipo del check in a través de los canales digitales disponibles, al igual que la tarjeta de embarque digital.

A bordo, además del refuerzo de los procedimientos de desinfección de aviones, hay alcohol en gel disponible y se adaptó la rutina de servicio a bordo para reducir la necesidad de interacción entre personal y pasajeros. 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS